Resumen 2018: el gran año de la marihuana legal

Hay ruido en todo el planeta: el impulso no se detendrá.

.

 

12 meses de brindis con champán resultó 2018 para la industria de la marihuana legal: explotó el mercado global y el cannabis se insertó más en las principales corrientes de la cultura y las finanzas.

 

California, un estado liberal, se transformó en el mercado legal más grande de los Estados Unidos, pero también abrazaron la marihuana medicinal Utah y Oklahoma, que son conservadores.

 

Canadá acompañóla ola de legalización y la Corte Suprema de México preparó el camino para que ese país se agregue.

 

 

Los organismos reguladores de drogas en EE.UU. aprobaron el primer remedio basado en marihuana para tratar a chiquitos que sufren un tipo de epilepsia y las empresas de cannabis recibieron inversiones por miles de millones de dólares. Incluso marcas de primer nivel como Coca Cola consideran sumarse a la fiesta.

 

"Desde hace décadas vengo trabajando en el asunto y este año el movimiento llegó a su punto más alto", dijo el legislador Earl Blumenauer, un demócrata de Oregon que busca romper la prohibición federal al porro. "Está claro que es un momento crítico."

 

Con el ruido que hay sobre el tema en todo el planeta, el impulso se prolongará en 2019.

 

Luxemburgo está preparado para convertirse en el primer país europeo en legalizar la marihuana recreativa y Sudáfrica se mueve en esa misma dirección. Tailandia legalizó este martes el uso medicinal y otros sitios del sudeste asiático podrían seguir el liderazgo de Corea del Sur, que legalizó el cannabidiol (CBD), el principal componente de la planta, que no es psicoactivo y sirve para el tratamiento de ciertos problemas médicos.

 

"Ya no es solamente EE.UU. Se está expandiendo", dijo Ben Curren, el líder de Green Bits, una firma de San José (California) que desarrolló un software para negocios vinculados a la marihuana.

 

Se trata de una de las varias compañías que florecieron con el crecimiento de la industria. Curren empezó en 2014 con 2 amigos y ahora tiene 85 empleados y su software procesa por año 2.500 millones de dólares que facturan más de 1.000 vendedores.

 

 

En abril Green Bits juntó 17 millones de dólares con inversores como Casa Verde Capital, del rapero Snoop Dogg.

 

Curren desea expandirse internacionalmente para 2020: "Una buena parte del problema es seguir el ritmo del crecimiento", dijo.

 

En 2018 la industria de la marihuana legal en EE.UU. movió 10.400 millones de dólares y generó 250.000 puestos de trabajo solo para atender las plantas, según detalló Beau Whitney, vicepresidente y economista sénior de New Frontier Data, una empresa líder en investigación de mercado y análisis de datos sobre cannabis. Según Whitney, hay muchas otras tareas que no involucran cuidar plantas, pero son más difíciles cuantificar.

 

Agregó que los inversores volcaron este año 10.000 millones de dólares en la industria de cannabis solo en Norteamérica: es el doble de lo que pusieron en los 3 años anteriores juntos. Y se calcula que en 2019 el mercado en la región superará los 16.00

 

 

"Los inversores están entendiendo más el escenario. Hace apenas un par de años tiraban plata para ver si algo prendía; ahora disciernen mucho mejor", sostuvo.

 

Cada vez más legisladores notan ese éxito y quieren llevarlo a sus lugares de origen. Casi 2 tercios de los estados norteamericanos ya han legalizado alguna forma de marihuana medicinal.

 

En noviembre los votantes transformaron a Michigan en el décimo estado (el primero en el Medio Oeste) que legalizó la marihuana recreativa

 

Los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey impulsan leyes similares para el año que viene y el clima para una legalización más amplia se va construyendo en Pensilvania e Illinois.

 

"Legalicemos de una buena vez el uso recreativo de la marihuana para los adultos", dijo la semana pasada el mandatario neoyorquino Andrew Cuomo.

 

 

Legisladores estatales en Nebraska acaban de armar un comité de campaña para someter a votación en 2020 una iniciativa sobre cannabis medicinal.

 

"Las actitudes han evolucionado y cambiado rápidamente. Sé que mi propia actitud cambió", reconoció Adam Morfeld, senador estatal demócrata en Nebraska. "Ver los beneficios médicos y ver cómo otros estados lo implementaron me convenció de que no es la droga peligrosa que se pintaba."

 

Pese a su éxito, la industria de la marihuana en EE.UU. sigue siendo debilitada por un mercado negro robusto y leyes federales que tratan a la marihuana como sustancia ilegal, igual que a la heroína.

 

Las entidades financieras miran al mercado de cannabis con inquietud, incluso en estados donde es legal. Y hasta hace poco los inversores eran reacios a poner dinero detrás del porro.

 

Los negocios de marihuana no pueden deducir sus gastos de los impuestos federales y enfrentan enormes desafíos al momento de contratar un seguro o conseguir lugares físicos para sus operaciones.

 

"Habrá que convivir con eso hasta que haya una completa legalización nacional", dijo Marc Press, un abogado de Nueva Jersey que trabaja para firmas del sector.

 

A principios de año la industria quedó helada cuando el fiscal general Jeff Sessions anuló una política que protegía de acusaciones federales a los operadores de marihuana que contaban con licencia estatal. Finalmente la movida tuvo un impacto mínimo porque los fiscales federales mostraron poco interés en perseguir a operadores legales.

 

Sessions, acérrimo opositor a la marihuana, perdió el puesto mientras el presidente Donald Trump decía que pensaba apoyar el esfuerzo del senador republicano Cory Gardner, de Colorado, para relajar la prohibición federal.

 

En las elecciones de noviembre los demócratas tomaron el control de la Cámara de Representantes y el año que viene pretenden presentar legislación para reducir las restricciones nacionales para la industria de la marihuana sin sacarla de la lista de drogas ilegales.

 

 

Gardner y la senadora demócrata por Massachussetts Elizabeth Warren presentaron un proyecto para que la ley federal permita la actividad comercial de cannabis previamente aprobada a nivel estatal. La iniciativa también permitiría que estados y tribus indígenas determinen la regulación de la marihuana en sus dominios, sin temor a la intervención federal.

 

Si eso se convierte en ley, se abrirá en todo el país el acceso bancario para la industria de la marihuana y facilitará que las empresas del sector aseguren capitales.

 

El "plano" del legislador Blumenauer para legalizar la marihuana también incluye que el gobierno nacional entregue la variante medicinal a veteranos de guerra, impuestos más equitativos para compañías de marihuana y reducir prohibiciones federales a la investigación sobre marihuana, entre otras cosas.

 

"La gente eligió el Congreso más procannabis de la historia. Y, más importante: muchos que representaban obstáculos... ya no están", dijo Blumenauer. "Si podemos arrancar en la Cámara baja, creo que vamos a tener apoyo en el Senado. Sobre todo si abordamos cosas importantes como el acceso de los veteranos de guerra y la actividad bancaria."

 

 

221 Puntos de vista